Amor=Marioneta

•marzo 15, 2010 • Dejar un comentario

Solo los que con el corazón miran y aman a una persona, se convierten en marionetas, el enamoramiento es el teatro donde danzan con una música hipnotizante, sorda para muchos pero oscura para los amantes, con un simple beso de su amado o amada, del telar comienzan a bajar los hilos de posesión, amarrandose poco a poco a muñecas, tobillos y cuello…

Y con los ojos… ciegos… por la danza sin fin del amor, se entrega en cuerpo, sin saber que también acaba de realizar un pacto para entregar por completo su alma, con la consecuencia de que algún día, su titiritero adquiera un nuevo elemento y con ello se quede tirado en el rincón solo o sola… y con la simple compañía de las lágrimas y de su propia sombra que es fiel e incondicional…

Con ello su corazón se volverá frágil pero su espíritu se volverá fuerte como las raíces de un sauce en pleno renacimiento, que hará que se desate de esos hilos del pasado y pueda volver a danzar con una bella sonrisa en sus labios y una luna reflejada en sus iris.

Tal ves de nuevo se convierta en marioneta o tal ves… podría convertirse en el titiritero de alguien…

secret of the ocean

•diciembre 8, 2009 • Dejar un comentario

la chica de el violin

•noviembre 18, 2009 • Dejar un comentario

La Leyenda de Jack Cabeza de Calabaza

•octubre 25, 2009 • 1 comentario

Bienvenidos mis seres oscuros, como sabrán el Halloween se acerca, la noche de los muertos cuando vienen a visitar el mundo de los vivos, y por supuesto no podría ser Halloween sin calabazas, lo cual me recuerda a un pequeño cuento de terror de un sombrío y viejo amigo mío de nombre Jack, pero ¿Quién era este extraño hombre?, ¿Cómo llegó a ser leyenda?… Aquí les presento la historia y cómo es que sucedió su desgracia, esta historia es sobre Jack, el cabeza de Calabaza.

Hace muchos, muchos años, un tacaño y pendenciero irlandés llamado Jack, tuvo la mala fortuna de encontrarse con el diablo en una taberna, en la Noche de Brujas. Jack, conocido borracho, había bebido mucho pero pudo engañar al diablo ofreciéndole su alma a cambio de un último trago. El diablo se transformó en una moneda para pagarle al camarero, pero Jack rápidamente lo tomó y lo puso en su monedero (que tenía grabado una cruz), así que el diablo no pudo volver a su forma original y Jack no lo dejaría ir hasta que le prometiera no pedirle su alma en 10 años. El diablo no tuvo más remedio que concederle su reclamación.

Diez años más tarde, Jack se reunió con el diablo en el campo. El diablo iba preparado para llevarse su alma pero Jack pensó muy rápido y dijo: Iré de buena gana, pero antes de hacerlo, ¿me traerías la manzana que está en ese árbol por favor? El diablo pensó que no tenía nada que perder, y de un salto llegó a la copa del árbol, pero antes que se diese cuenta, Jack rápidamente había tallado una cruz en el tronco. Entonces el diablo no pudo bajar y él le obligó a prometer que jamás le pediría su alma nuevamente. Al diablo no le quedó más remedio que aceptar.

Jack murió unos años más tarde, pero no pudo entrar al cielo, pues durante su vida había sido golfo, borracho y estafador. Pero cuando intentó entrar, por lo menos, en el infierno, el diablo tuvo que enviarlo de vuelta, pues no podía tomar su alma (lo había prometido). ¿A dónde iré ahora? Preguntó Jack, y el diablo le contestó: Vuelve por donde viniste. El camino de regreso era oscuro y el terrible viento no le dejaba ver nada. El diablo le lanzó a Jack un carbón encendido directamente del infierno, para que se guiara en la oscuridad, y Jack lo puso en una calabaza que llevaba con él, para que no se apagara con el viento.

Hasta aquí la leyenda, que en otras versiones en vez de calabaza es un nabo el que sirve de lámpara a Jack. Pero ¿Qué simboliza la calabaza en Halloween? Se dice que los europeos en especial los de origen céltico, tradicionalmente ahuecaban nabos en donde ponían carbón ardiente para iluminar el camino de regreso al mundo de los vivos a sus difuntos más queridos y así les daban la bienvenida, a la vez que se protegían de los malos espíritus. Pero cuando los irlandeses llegaron a América, conocieron las calabazas y se dieron cuenta de que éstas eran mucho más grandes y fáciles de ahuecar que los nabos.

Y desde entonces ningun vivo ha crecido sin conocer una “Jack-o-lantern”, el tenebroso candil de Jack. Espero el cuento los haya aterrorizado tanto como ami, me despido por ahora queridos seres oscuros y recuerden pueden contar con mi viejo amigo Jack, cuando quieran volver al mundo de los vivos, el alumbrara su camino…

jack-o-lantern

hermano y hermana nunca mas…

•septiembre 3, 2009 • Dejar un comentario

Sin título-1

MAD HATTER DEPP

•julio 22, 2009 • Dejar un comentario

madhattermag-550x680-791765

El Bosque de mi Padre

•julio 9, 2009 • Dejar un comentario

7120_20080219img